domingo, 15 de agosto de 2010

Israel: Estancia, aventura y desventuras

Retomare la historia en el punto en que lo deje, ya estábamos dentro del país.

Al autobús y rumbo al hotel! Llegamos, y a pesar de ser inmenso, una que venia de una ciudad muy pequeña, me impresiono la amplitud de la recepción. Y el follón que se monto para acomodar a mas de 150 personas. Con su eficiencia característica en un momento todos teníamos adjudicada la habitación.
A nosotras nos toco la 1503...entramos y teníamos una cesta de fruta esperando nos, eran sobre las 12 de l a noche, y no era hora de cena.

El problema fue con el cierre de la puerta, jajjjaajaj, la que pude formar...(Jamas había estado en un hotel, vaya eso por delante), no tenia cerradura, ni pestillo por dentro entonces a mi me daba la sensación de que cualquiera podía entrar, así que acabe bajando a recepción con la historia de que la puerta no cerraba bien, jajjaajajaj, hasta que me explicaron como funcionaba aquello.
A dormir, que al día siguiente a las 7 sonaba el teléfono, y había que bajar a desayunar rápidamente, a las 8 excursión.

Como comprenderéis el orden de las excursiones no me acuerdo. Pero cada una de ellas tenia alguna:

Muro de las Lamentaciones: Como era finales de agosto con un calor insoportable, pantalón cortito y camiseta de tirantes. Llegamos allí, y toma ya! Había una señora mayor, que nos iba poniendo a todas las que íbamos así, una especie de delantal azul marino, para que no se nos vieran las piernas. (A saber a quien se l o habían puesto antes, un poco de asco, pero sin replicar). Una vez dentro, todas las grietas del muro llenas de papelitos enrollados con los deseos que la gente iba dejando.
Pero cuando casi me ahogo de un ataque de risa, fue al ver a un chico joven rezando, inclinando la cabeza lo suficiente para no darse contra el muro... y yo pensando, que se dan que se da... Pero el guía muy atento me llevo a otro punto,me estaba viendo la pinta de carcajada, y entonces si la lío!
Una de las noches que salimos ligamos, jajajajaja, con unos chicos árabes monisimos, y encantadores, a mi uno de ellos me regalo un anillo de plata, para que lo tuviera de recuerdo, aun lo conservo!

La Mezquita Dorada: Allí la líe a la entrada. Había que dejar los zapatos en la entrada y una que es mas terca que una mula,decia que nones, y si salgo y no están? Bueno que los meto en el bolso y ya esta... al final tuve que dejarlos allí con todo mi miedo... a la salida estaban!
Eso si, los pies negros, que parecía un indio de la misma tribu!
Recorrimos el supuesto viacrucis de Jesucristo, y sabiendo de mi agnosticismo, entenderéis que ponga supuesto. Callejuelas estrechas, la carne colgada en los puestos callejeros con mas moscas que otra cosa, en fin todo era nuevo!

Al grupillo de 6 personas que éramos mas o menos de la misma edad, nos dio por entrar en una tienda de antigüedades, y el hombre mayor ya, en castellano antiguo, nos pregunto de que parte de España éramos, nos miramos, y alguien pensó que lo mejor era decir la ciudad, Vitoria, pensando que allí no la conocerían, y toma sorpresa, el hombre respondió: Vascos, mucho terrorismo, el rey Juan Carlos no querer a los vascos... imaginaos como nos quedamos todos.

En ese viaje íbamos con la Coral Manuel Iradier que iba a dar unos conciertos, (los que íbamos invitados teníamos entradas incluidas), pensé que me aburriría, me equivoque de lleno! El concierto fantástico.
Me sorprendió el espectáculo que hicieron ellos, unos muchachos de 18 años que se incorporaban al ejercito...pensando lo que entonces significaba aquí ir a la mili... creo que no entendimos esa alegría nadie!

El Parlamento: Pues que decir, que aparte de que nos registraron hasta las uñas de los dedos de los pies, no me llamo la atención. Ahí fui buena.
Aparte de las visitas guiadas, luego solíamos salir por las noches, así que de dormir poco.
Todos los días como muy tarde a las 7, hubo días mas madrugadores.

La Iglesia de la Natividad, esa de la que todos hemos oído hablar, había que entrar agachado, y llegamos a la 1ª nave, y allí había 3 Popes griegos arrodillados, cuando se incorporan me los veo con un moño, (me recordaba la de mi abuela), y unas patillas enormes rizadas, que ataque de risa, ahí no me pude reprimir, el guía tapandome la boca, temiendo nos echaran.
El resto del templo nada que me llamara la atención, salvo que lo compartían varias confesiones religiosas en paz y armonía.

Visita al Río Jordán. Joer yo me esperaba un río grande, pues no, nos lo enseñaron en una zona que no tenia mas de 1 metro de ancho, eso si, en los alrededores unos preciosos campos de algodón en flor.
Que se le ocurre a la que suscribe, pues coger una flor. Eso si con cuidadito de no estropear nada. Me hicieron soltarla mas rápida que la había cogido, que si me pillan me habrían acusado de ladrona y tendía serios problemas con la justicia!

Uy no llevaron una especie de fabrica de joyas, y los que se dedicaban al tema de los diamantes hablaba español sefardí, uno comento que sus antepasados eran de Toledo y que algún día le gustaría visitar esa ciudad.
Al buen hombre no se le ocurre que poner en la palma de mi mano un diamante pequeño, y cuando me dijo que el precio eran DIEZ MILLONES DE PESETAS, imaginaos como me temblaba la mano, solo se me ocurrió pensar que si se caía al suelo... se lo devolví, rápidamente! Que impresión que menudencia y que precio!!!!! Y mas para una estudiante.

Llevábamos también un periodista que mandaba cada día sus crónicas del los éxitos de la coral.
No se si es en este punto, cuando fue la excursión al Mar Muerto. Hubo quien no se resistió a meterse, yo me lo pensé dos veces, no había duchas para quitarle después la capa de salitre, así que preferí ver como lo hacían otros, que luego se pasaron el día con los picores, porque hasta la noche no volvíamos al hotel.
Creo que fue en Tel Aviv, cuando entre la actuación de la Coral y el espectáculo local, salimos a fumar un cigarro y en esto nos coge el de la agencia de viajes y nos presenta a un periodista ingles. Yo de ingles nada, saludo cortes con interprete y punto.
Depues nos cuentan que lo habían mandado allí, porque un grupo de 150 personas del país Vasco allí. Aquello me dejo alucinada!

En Tel Aviv pille la mayor tajada de mi vida, cuando ya regresábamos al hotel a eso de las 2 de la madrugada y no habíamos encontrado ningún garito donde tomar unas copas...nos encontramos con los representantes de la agencia de viajes allí y nos llevaron a uno, que estuvieron encantados de recibirnos, nos lo dejaron abierto hasta las 5,30 de la madrugada.
Teníamos una mesa camilla enorme para nosotros y de vez en cuando iban sacando rondas, la mesa llena de cubatas, cada uno de una cosa distinta, salvo una polaca que bebía copones de coñac, era la única que no se equivocaba de bebida.
Hablamos, nos reímos, nos hartamos de bailar, y de equivocarnos de cubata, así que la mezcolanza alcoholica...borrachera de las gordas!
Cuando acabo la fiesta, un par de taxis y al hotel, dada la hora, cogimos la toalla y a la playa.
Yo que no se nadar, que el agua por encima de las rodillas me da horror, acabe saltando olas de la mano de un chico del grupo, cuando me dijo hasta donde habíamos llegado, creo que me puse verde del susto y se me paso la tajada de golpe!

Al hotel, ducha y a seguir!
De allí a un hotel de un Kibutz, una sociedad extraña, eran auto suficientes en todo!
Nos tenian preparada una fiesta preciosa de recibimiento!
Se supone que allí no se bebe alcohol, pero siempre había una botella de Bacardi escondida en algún sitio!
Con la comida, lo pase regular, salvo que fuera árabe.
En el hotel del Kibutz, me las prometí muy felices, me trajeron un filete de no se que, que estaba bueno. y después se me ocurrió pedir leche para el café, la que se lío, que ellos tenían prohibido eso, que de ninguna manera!
Yo intente explicarles que yo no era judía, que yo si podía, pues FUE QUE NO!
Esa ultima noche, que pensábamos acostarnos temprano, pues como a las 5 de la madrugada a la cama.
Teníamos que madrugar para ir al aeropuerto. El hotel como era nuevo no tenia teléfono aun en las habitaciones, así que la llamada era a golpe de nudillo en la puerta, jajajajaajja
Yo que en toda la semana dormí unas 27 horas, sin contar los cabezazos en el bus... me dormí, el guía se dio cuenta cuando estaban ya metiendo las maletas en el Bus.
Tuvo que entrar con la llave maestra, jajajaja, la maleta sin hacer... que carreras!
Pero fueron tan amables de esperar a que me tomara un café.
En el aeropuerto, aparte de registrarnos hasta el alma, mientras miraban mi maleta me preguntan: Señorita lleva usted armas?
Entre la resaca, que no había dormido casi, no acertaba a contestar...el guía contesto por mi!
Al avión y de vuelta a casa.
Llegamos a Madrid a una hora que no había ningún control para los vuelos internacionales ni de ningún sitio!
Al autobús, y directos a Vitoria.
Llegue a casa, dije que estaba agotada y me acosté, a las 3 de la tarde tenia que ir a trabajar...
Para ser el primer viaje al extranjero, la verdad que me cundió.
Besos
Muro de las Lamentaciones
Rosa

PD: Demasiado largo, pero he preferido hacerlo entero, y supongo que algo se me habra pasado.
El Museo de los Horrores, me quede en la puerta, fui incapaz de entrar

8 comentarios:

Zarzal dijo...

¡Vaya si te cundió! Eso sí que es aprovechar un viaje, jeje.

Qué anécdotas más buenas cuentas, así de largo nada, que se me ha pasado volando con las risas, jajaja.
Y el guía no veas, pobre, ¡lo que le hiciste sufrir!
Me estoy imaginando lo de el delantal azul, y los tíos aquellos con las patillacas rizadas (cada vez que veo uno así en la tele me da la risa), y es que me parto.

Muy entretenida la forma en que has narrado el viaje, no todo el mundo es capaz de hacerlo. Debe ser también que no todos son capaces de divertirse tanto en un viaje como tú, que supiste sacarle todo el jugo a la experiencia.

Enhorabuena, y un beso, Rosa.

Luna dijo...

Buenas.
La verdad que fue una semana muy bien aprovechada!!
Al guia lo traia de cabeza, entre que me temia por mis risas, y que el pobre veia que con la comida lo pasaba fatal...mas que un guia parecia mi niñera, jajajajaaja.
Muchas gracias, me alegro que te haya gustado.
Besos
Rosa

Conguito dijo...

¡Qué envidia! ¡Qué privilegio! Me alegro de que lo pasaras en grande y aprovecharas a tope.

Un beso

Jose dijo...

Saludos Luna.

Con lo bien que te lo pasaste, ¿no les dijiste a los de la agencia si te podías quedar otra semana? ¿O es que no querías que el guía abandonara su trabajo y se metiese a monje budista?

Bueno, con la de viajes que has hecho, y con las anécdotas hospitalarias, tienes material para doscientas o trescientas entradas más.

Besos.

Jose.

Sí es lo que parece dijo...

Hola Rosa!!!

Uff me ha parecido un viaje estupendo (yo no he estado alli), pero tambien algo agotador, vamos un no parar ;)

Y por cierto yo al igual que tu, no voy a ningún lado sin mis zapatos. con lo que me gustan, como para que a la salida no los encontrara...qué sofocón :D

Un besazo para los tres (jejeje, le he cogido un ratito el portatil al pariento)

Pd: espero que esteis muy bien y gracias por mantener el orden en mi humilde morada ;)

Luna dijo...

Buenas Conguito.
La verdad que ese viaje fue especial por varias razones, era gratis, a un pais que jamas se me hubiera ocurrido pensar, y porque era el primero que hacia al extranjero...
La verdad que comer regular, era un poco asquerosilla para eso por aquel entonces, y dormir menos, jajjajaj
Despues vendrian otros multiples viajes... no tanto como tu... pero no me puedo quejar.
Besos
Rosa

PD:Disfruta de tus vacaciones en tu preciosa isla!!!!

Luna dijo...

Buenas Jose.

Felicidades con retraso, pero en mi pueblo siempre oi eso de que: Todos los santos tienen novena, jajjaja.
En cuanto al viaje y el guia... pobrecillo,si de esa no cambio de profesion!

Algun dia contare alguno de mis otros paseos por el mundo, si es que yo en vez de con un pan debajo del brazo debi traer una maleta, jajajjaja.

De las hospitalarias alguna caera... pero poco a poco, sabes que a veces me cuesta ponerme al teclado y si lo hago normalmente tiene que ser a horas tempraneras y en silencio.

Ademas si casi todas mis aventuras y desventuras te las conoces de primera mano, jajajajajja
Besos.
Rosa.

Luna dijo...

Buenas Sieslo!!
Que alegria verte por aqui!!!
Me alegro que estes feliz, pero tambien te dire que se tee echa de menos!!!!!!!!!
Ese ritmo de viaje puede aguantarlo porque tenia 19 añintos, que hoy... eso de dejar algun hotel sin abrir la cama, seria imposible, jajjaajaja
Lo de los zapatos, mas que nada era por el espantoso calor que hacia alli en el mes de agosto...
Y porque aqui te desaparece cualquier cosa que pierdas de vista un minuto.
Rebesotes muy gordos de toda la familia
Rosa

PD: Lo de mantener en orden tu casa, uf... despues de la ultima que parece se lio y no me avisaron... no estoy muy segura que me hagan caso y hagan lo que les dije, jajaajajajajaj