sábado, 12 de junio de 2010

Mi querida espalda

Podría llamarla de otras mil maneras y no tan cariñosas, pero como es la única que tengo, al menos seré amable con ella a ver si así mejora nuestra relación. Que es mala desde hace muchos años.


Uno de los motivos por lo que empezamos a llevarnos mal fue que las camas de los hospitales debían de estar diseñadas por alguien que no sobrepasaba el metro y medio, (mis compañeras de esa estatura eran las únicas que no se quejaban), o por alguien que no pensaba trabajar jamas con ellas, con lo cual la altura les daba igual, y si eran mas bajas debían ser mas baratas por llevar menos material. Claro si mides 1,73 hay que agacharse mucho para acercarte al paciente, y eso repetido muchísimas veces a lo largo de muchísimos años...


Durante muchos años le tenia el truco cogido, una dosis de antiinflamatorio, mas otra de relajante muscular, con un café y a trabajar!


Salvo que el esfuerzo fuera mucho, y trabajando en una UCI, era lo normal... de vez en cuando la situación se desmadraba y había que reposar, o sea unos días de baja, a la cama con la mantita eléctrica, que en Málaga y en verano.... UFFF!!!


Pero a principios del 2003 empece a quejarme de la espalda y no podía controlarlo con mis métodos conocidos, es mas la manta eléctrica me molestaba mucho.


En esa época estaba de baja por un serio revés que habíamos tenido, (que ya comente en otra entrada), acabe en el traumatología y aparte de decirme estaba majareta, eso si con buenas palabras, y sin molestarse en hacer una exploración, me pidió un scanner, por que me puse pesada.


Le dije que sabia cual era mi problema y que también sabia distinguir mis dolores de espalda y que esos eran distintos.


En todo esto aquí la inspección medica decidió que por el tiempo de baja ya debía estar bien así que a trabajar!


Así que fui para Málaga, y me volví a dar de baja no podía moverme. Allí me vio mi traumatólogo que ya me conocía, y el día que fui era de los buenos. Me exploro y me dijo que menos mal que estaba bien ese día, que tenia una lumbalgia de las gordas.


Me hicieron un scanner, rápidamente eso si, para eso una trabajaba en el hospital. Lo curioso es que me llamaron para repetírmelo, la radióloga vio algo que no le cuadraba.


Así que al día siguiente repetición, me fui a hablar con ella, lo miro por encima y me dijo que había un quiste... que quería hacerme una resonancia...


Ella misma me la hizo en poco tiempo. Confirmado, había un quiste que llaman "en cola de caballo", jamas había oído hablar de ello.


Con las dos cosas me voy a buscar al traumatólogo, y me comenta que eso tiene muy mala pinta, que no es operable, y que para el dolor tendría que ir a la Unidad del Dolor. Que hablara con los neurocirujanos por si ellos operaban eso.


Así que con la resonancia y el scanner me fui directamente a buscar al neurocirujano. Asalte a uno justo antes de entrar en la consulta, (no recuerdo el nombre, pero fue muy amable), vio lo que le llevaba y me dijo que tenia que comentarlo en sesión clínica, que el solo no se atrevía a decirme nada. Me dijo el día que podía volver. Fue rápido en darme la respuesta.


Era la misma que la del traumatólogo, inoperable, que no dejara que nadie me tocara el quiste, que si lo hacia fuera escogiendo modelo de silla de ruedas.


A mi casa con la moral por los suelos, me temía lo que me esperaba. Y no me equivoque.


De hecho acabaron jubilándome ya que el hospital fue incapaz de encontrarme un puesto con menos esfuerzo del que tenia en esos momentos.


El diagnostico definitivo me lo dieron justo antes del embarazo... me temí lo peor, pero en este caso me equivoque, no me acorde de mi querida espalda en los nueve meses. Pero fue salir el enano y volvió recordarme que existía.


A la unidad del dolor, que me puso un tratamiento y de camino me mando a la unidad de columna de aquí, respuesta la misma.


Con el tratamiento que me pusieron voy llevando la situación como puedo. El paso siguiente serian palabras mayores y mientras pueda seguir... Eso si, también me prohibieron cualquier tipo de tarea domestica... procuro hacer lo mínimo imprescindible y a lo que no he renunciado ha sido a cocinar, es lo que mas me gusta.


Hay cosas que me afectan mucho, como el cambio de tiempo, la bajada de presiones la acuso mucho, es mas nada mas levantarme sin ver la pinta del día ya empiezo a pedir que llueva a cántaros, que entonces mejora la cosa.


Otra de las situaciones que me complica las cosas es el estrés, como este preocupada o cabreada, la espalda protesta...


Por eso a veces tengo que hacer un parón general, y no estoy cómoda en ningún sitio.


Se que me ha salido un poco larga la entrada, pero partirlo en dos... ya de un tirón.

Rosa

12 comentarios:

Sí es lo que parece dijo...

Rosa no se qué decirte, solo que me imagino lo que tuvo que ser para ti ese deambular de prueba en prueba y de médico en médico en un principio y sin nada concreto. Alo insufrible.

Por otro lado espero que el tratamiento que te dan para el dolor te lo calme lo máximo posible y que sabiendo que hay cosas que están en tu mano para que no te duela (lo del estress, y las tareas entre otras)evitalo, aunque entiendo que si te gusta cocinar....;)pero ves, cabrearte y preocuparte, pa que? no merece la pena.

Un besazo y esperemos que esa espalda se comporte como es debido contigo, que si no, tendremos unas palabritas con ella.

Luna dijo...

Buenas guapa!
A veces es inebitable enfadarte y mas cuando tienes un enano a punto de cumplir los 5.
Como todos los niños trata de tirar de la cuerda a ver si te puede, y hay veces que el jodio lo consigue, pero luego compensa porque es muy cariñoso y en la calle se porta de momento muy bien.
Al principio lo del tratamiento con tanta medicacion lo llevabamuy mal, y cuando dolia mas de la cuenta mas de una vez pense en dejarlo.
Pero casi desde el principio mi marido es el que se encarga de preparamela en un pastillero semanal, con lo cual solo tengo que tomarmela y eso disminuye la sensacion de cantidad.
Asi que vamos tirando, como mejor se puede!
Muchos besos
Rosa

Una mamá (contra) corriente dijo...

Vaya, es complicado decirte algo que te pueda ayudar!. No sé por qué a las personas nos pasan cosas así. Lo importante es que no pierdas el ánimo, siempre hay cosas por las que luchar! Besos.

Luna dijo...

Hola mama.
La verdad que si tengo cosas por las que luchar, un marido fantastico y un enano de casi 5 años, que es la debilidad de los dos.
A ratos te lo comerias, y otros te arrepientes de no habertelo comido, ajajajajaj
Lo mio parece que es de nacimiento, pero no me dio problemas serios hasta hace unos años.
En fin no queda mas remedio que seguir en la lucha!
Besos
Rosa

Olina dijo...

Hola, perdon por entrar sin llamar, te vi en el blog de un amigo y entre a mirar, segun leia tu entrada me hacias recordar todos los pasos que fui dando en el 2005,dolor de medico en medico y de prueba en prueba, por fin me dijeron hernia discal, quirofano unica solucion, te quedaras bien, jejej de bien na de na, al final una invalidaz con una pension de 296 euros, y con buenos dolores que tengo, y mirando de donde puedo sacar mas dinero para poder vivir, dado que estoy sola.
gracias por poner tu vivencia, pasa buena tarde, una leonesa en Murcia, un saludo.

Luna dijo...

Buenas Olina.
Esstas en tu casa. Ahora ire a hacerte una visita.
Lo mio no tiene solucion quirurgica, en parte me alegro, porque no eres la unica que esta en esa situacion.
Tengo una amiga en Valencia que la operaron, y ahora esta peor que antes. A ella le dieron el alta,y la pobre esta con morfina en comprimidos... pero eso a nadie le importa solo a los que nos duele.
Espero que la cosa mejore, y ya sabes donde tienes tu casa para lo que quieras.
Un beso
Rosa

disancor dijo...

Deseo que tengas una buena mejoría, y que los dolores te dejen tranquila. Es lo peor de la vida, tener que soportar enfermedades. Pero ese es nuestro sino.
Un abrazo.

Luna dijo...

Buenas Disancor.
El problema de la espalda es algo que tengo que llevar conmigo siempre. Bueno desde hace unos años.
Mientras el tiempo no cambie mucho medio me defiendo, aunque a veces aparece sin que yo lo pueda asociar a nada.
En fin mientras podamos seguir en la brecha, iremos para delante...
Besos

Treintañera con hijo dijo...

No sabes como te entiendo,omo ya te dije yo también tengo dolor de espalda crónico en la región lumbar desde hace quince años. Yo me voy apañando con el fisio y cuando no puedo ya más con antinflamatorios. Cuando mi hijo era muy pequeño había mañanas que no podía cogerlo de la cuna del dolor que tenía y no me podía agachar, luego según iba pasando el día el dolor disminuia. Lo mejor de todo que después de quince años han conseguido saber que es lo que tengo, y me tengo que operar pero me ha dicho el neurocirujano que espere todo lo que pueda que soy muy joven y en la espalda nunca sabes como vas a quedar. Los tres traumas que he consultado querían operar ya. Asi que aqui seguire con mis dolores todo lo que pueda antes de meterme al quirófano.

pro_magicalonso dijo...

Vaya no se que decir, solo mandarte todo mi ánimo si es que vale de algo, ya que como digo en este caso no se ni que decir, porque estar con permanente dolor no es nada agradable. Besos

Luna dijo...

Buenas pro_magic.
La verdad que la tolerancia al dolor aumenta con el paso del tiempo, pero cuando ese punto se sobrepasa, la cosa es complicada.
Poco a poco voy aprendiendo a ver como lo sobrellevo, de manera que me afecte lo menos posible a la vida diaria.
Pero como es lo qu eme ha tocado, pues ajo, agua y resina, que dicen por ahi.
De todas formas muchas gracias guapa!!!!
Besos.
Rosa

Luna dijo...

Buenas Treintañera.
Jamia que se me habia pasado por alto responderte, si es que la cabeza de adorno.
A mi todos los que me vieron, dijeron lo mismo, nunca vi tanta unanimidad en un diganostico!
Y como no me queda mas remedio seguire con mi espalda unos dias mal, otros peor y de vez en cuando regular....
Besos.
Rosa